INSPECCIÓN DE LA VIVIENDA

Una inspección es un examen visual detallado de la vivienda y de la propiedad. Muchas empresas hipotecarias insisten en llevar a cabo una inspección de la vivienda antes de conceder una hipoteca, así que realizar una inspección pre-venta te permite abordar los problemas antes de siquiera poner la casa en el mercado. Además esto disipa cualquier duda que tuvieras tú o el posible comprador sobre el estado de la casa, mejorando la velocidad, el precio y la probabilidad de la venta.

El proceso de inspección suele durar entre dos y tres horas y en él se examina la casa de arriba a abajo. Consiste en observar y, cuando proceda, utilizar los sistemas de fontanería, calefacción, aire acondicionado, electricidad y electrodomésticos, así como los componentes estructurales, como el tejado, los cimientos, el sótano, las paredes interiores y exteriores, la chimenea, las puertas y las ventanas.

Algunos vendedores deciden no arreglar todos los defectos encontrados en el informe de inspección. En su lugar, informan a los compradores de los defectos y les explican que el precio de venta se ha ajustado para que refleje el coste estimado de las reparaciones. Esa sinceridad suele reducir el tiempo de negociación, ya que los compradores tienen menos objeciones.

Además de facilitar la venta de la casa, la inspección ayuda al propietario a cumplir con la normativa estatal inmobiliaria de transparencia. Al analizar el estado de tu propiedad, es menos probable que se te pase por alto algún defecto o dato relevante del cual te puedan responsabilizar más adelante.

Una inspección exhaustiva abarca más de 1.000 elementos, de los cimientos al tejado, y suele durar unas dos o tres horas, dependiendo del tamaño de la propiedad. El informe reflejará el estado de unos 400 elementos.

CONSEJO: La inspección es para el comprador, la evaluación para los prestamistas. Los prestamistas requieren una evaluación de las propiedades antes de aprobar el préstamo para asegurarse de que la cantidad del préstamo hipotecario no es mayor al valor de la propiedad.